El Puerto de Posadas: un eslabón más en la cadena logística fluvial

 Una mirada integral que ubique al Puerto de Nemesio Parma como un engranaje importante dentro de la actividad fluvial es preferible al pensamiento mágico de creer que un acto inaugural puede modificar el estado de situación de la noche a la mañana.


Al reflexionar sobre obras necesarias para las distintas actividades productivas conviene tener en claro las diferencias, tanto de tamaño como los fines de las mismas. Existen ciertas obras de infraestructura que, por más tamaño o importancia que presenten, forman parte de un encadenamiento productivo. El arreglo de un bache en una avenida tiene como fin último optimizar el tránsito.

En cambio, la puesta a punto e inauguración de un Puerto no significa nada por sí misma. Ese es el caso de las instalaciones ubicadas en Nemesio Parma, en la ciudad de Posadas.

Un error recurrente es la exposición del pensamiento, lindante a lo mágico, que el solo corte de cinta activará una intensa actividad económica en el lugar. El Puerto de la capital misionera, es menester recordar, nunca estuvo operativo.

El recuerdo de las antiguas instalaciones de hace más de 50 años es parte de la memoria histórica de la ciudad y la provincia. Es constitutivo de quienes somos, por lo tanto, debe ser resguardado y recordado. Pero guarda escasas similitudes con el actual Puerto ubicado en Nemesio Parma.

El trabajo encarado por el Estado misionero partió de cero, con el detalle de haber encarado la puesta a punto de manera solitaria. El avance logrado donde no había nada debe destacarse.


Las obras


El gobierno provincial adquirió, sin intermediarios, de la fábrica alemana Liebherr, una grúa para carga y descarga de contenedores en buques modelo Fixed Cargo Crane -FCC 230- para instalarla en el Puerto multimodal de Posadas. Esta herramienta fue adquirida con parte de aportes nacionales, y se instala de forma fija en una columna a modo de cimiento dentro de una obra que se denomina fundación y macizo de fundación.

En el caso particular del Puerto la capital misionera, esta obra especializada se realiza con hincamiento de pilotes en roca madre sobre la que se construye la fundación, macizo de fundación hormigón H-30 y montaje del premoldeado hormigón H-30.

Para llegar a este estadio previamente se realizó el estudio geológico y de geodesia para evaluar, entre muchas circunstancias, si la roca de donde se hincan los pilotes y se sujetará la grúa es roca sana. Posteriormente se realizó la excavación y perforación hasta llegar a la misma, para luego proceder a la confección, instalación e hincamiento de las camisas metálicas, las mallas y estructuras de acero ADN420.

Este tipo de infraestructura requiere tanto de recursos humanos como de tecnología especializada, no disponible en la provincia, por lo cual se firmó un contrato con una empresa especializada en pilotaje y obras de similar envergadura. Actualmente la obra está avanzada en un 66%. Una vez concluida, fraguada y en condiciones, se procederá al montaje y ensamble del equipo para finalizar con la instalación y conexión que la realizan ingenieros y técnicos de la firma Liebherr.


Reactivar lo que nunca estuvo operativo


El Puerto de Posadas cuenta actualmente con todas las habilitaciones para operar, tanto por los organismos nacionales, como los de Prefectura, en cuestiones de seguridad y protección, al que se le está sumando equipamiento y tecnología de vanguardia para la manipulación de la carga.

Otra expresión equivocada es la que refiere a “reactivar” el Puerto, cuando el mismo nunca estuvo activo, o para decirlo de manera apropiada, operativo. Como mencionamos, compararlo con la vieja instalación de hace más de cincuenta años es un anacronismo que no toma en cuenta la cantidad de modificaciones que sufrió la actividad logística fluvial: la normativa, los códigos de navegación, los códigos y protocolos de seguridad de buques e instalaciones portuarias, sufrieron fuertes cambios, en principio con la normalización o estandarización del transporte internacional, luego con la sanción de la ley 24.093, pero mas profusamente con los cambios de postulados y paradigmas internacionales luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 al World Trade Center.


Observar la foto completa


Otro punto muy importante que debemos dejar en claro es que el Puerto solo no lo es todo, debemos abandonar la idea que la mera inauguración del mismo desencadenará una frenética actividad. El Puerto es un eslabón más de la cadena logística fluvial.

Las instalaciones portuarias pueden ser las mejores, con equipamiento y tecnología de primer nivel, tener el mejor masterplan, acuerdos con los mayores armadores, o incluso ser el mejor operado del país, y aun así no se asegura que el Puerto tenga operatividad, ya que la piedra basal de toda esta cuestión es la carga. En otras palabras, que se priorice esa vía de transporte.


Desafíos por vencer

Existen distintos aspectos a superar, problemáticas que desde el Estado provincial se están atendiendo. Uno de ellos es la Resolución 21/21 del Ministerio de Transporte de la Nación que impone reservar la carga nacional para buques de bandera argentina, cuando la bandera nacional es escasa y difícil de contratar por su disponibilidad, lo que los lleva a elevar las cotizaciones y de esa manera transformar en infructuosa la logística por vía fluvial.

Otro problema que afrontó el país, y que Misiones también se vio afectada por el mismo, fue la bajante histórica que registró el Río Paraná durante 2021. Esta merma extraordinaria impide el transporte fluvial por los llamados “pasos críticos” que se encuentran Río arriba de confluencia y Río abajo de la represa de Yacyreta. La bajante del caudal de aguas afecta la navegabilidad en condiciones normales, obstruyendo total o parcialmente el paso de los convoyes de barcazas o buques.





La recuperación de algo de agua en el caudal del Rio, en algún momento del pasado año, posibilitó el paso, pero con mucha menor carga, de hecho, buques de bandera paraguaya han navegado, tomando el riesgo de la navegación y redistribuyendo los costos sobre la menor carga. Durante la bajante, la bandera argentina no realizó cotizaciones para la navegación de esta parte del Río, y en los casos que lo hacía, las mismas hacían inviable el transporte fluvial.

A todo esto, se suma la falta de interés de la inversión privada en buques y barcazas de banderas nacional, no solamente por la incertidumbre económica sino por la fuerte influencia y presión de los gremios en las políticas portuarias.


Razones para el optimismo

Pero no debe perderse de vista que el punto determinante de la puesta en funcionamiento de la cadena logística fluvial a través del Puerto de Posadas es el cambio de la mentalidad, de la idea del dueño y el tomador de la carga para que cambie a la vía fluvial como logística y transporte, modificando statu quo, es decir, el transporte terrestre.

En suma, el puerto de Posadas cuenta con todas las habilitaciones para operar. Los funcionarios de la Administración Portuaria de Posadas y Santa Ana -APPSA- y del Ministerio de Industria de la provincia están colaborando con los actores privados en el desarrollo de sus actividades, en las que se incluye la logística fluvial como parte del costo.

Durante el año que acaba de concluir, se trabajó con empresas para lograr desarrollar el transporte por vía fluvial de chips de madera, piedra partida, arena, rollos de pino y eucalipto, pallets, entro otros. Asimismo, existió la colaboración con empresas que están radicadas en distintas provincias de Argentina para desarrollar el removido o cabotaje, hay compañías que realizan algunos de los ciclos de producción en la provincia de Misiones y algún otro proceso en otra jurisdicción y para ello necesitan trasladar su materia prima a menores costos, o firmas que poseen centros de distribución o comercios en varias provincias, que de ser rentable y eficiente estarían dispuestas a ocupar el cabotaje fluvial como medio de transporte.

Los equipos de trabajo trabajan coordinadamente con otros operadores de la zona que se encuentran en similares condiciones, promoviendo la complementación. Los funcionarios provinciales intentan vencer los obstáculos administrativos y legales impuestos por el gobierno nacional para el uso eficiente y en condiciones de competitividad de la bandera.

Se está dotando al Puerto de Podadas de elementos, equipos y tecnología para que pueda brindar todos los servicios portuarios, propios de su eslabón, de forma eficiente y al más bajo costo, para que ello no sea determinante al momento de optar por utilizar el transporte fluvial.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente