J Irrazábal asumirá en el PJ con el desafío de ganar en junio | .





Noticias
Cargando...

Irrazábal asumirá en el PJ con el desafío de ganar en junio

Juan Manuel Irrazábal será consagrado presidente del Partido Justicialista de Misiones. La Junta Electoral partidaria habilitó únicamente la lista Dignidad Peronista que lo postula para las elecciones internas a celebrarse el 14 de marzo y rechazó la lista Convergencia Justicialista que ni siquiera cumplió con la paridad de género. Encontró además que las mismas personas integraban las candidaturas al Consejo y el Congreso, entre otras irregularidades.

Es obvio entonces que, la decisión anunciada por Gonzalo Arguibel de impugnar las elecciones y eventualmente hacer una presentación en la Justicia, no tiene la intención de dirimir la conducción del Partido, ni de debatir proyectos, sino el propósito de deslegitimar el proceso que recuperación del protagonismo del PJ en la política local que impulsa Dignidad.

La movida de desprestigio, implícita en toda judicialización de la política, impulsada desde afuera del partido y que cuenta con la complicidad de operadores monitoreados desde una oficina de la EBY para reproducirla, no tiene en cuenta que el 6 de junio Misiones inaugura la agenda electoral en el país y Alberto Fernández necesita empezar ganando para generar el famoso efecto cascada y de contagio para llegar con expectativas a las elecciones nacionales de octubre. No es un dato que pueda pasar desapercibido a los analistas ya que, desde el 21 de marzo, AF será también presidente del PJ en el orden nacional. Si el Presidente de la República decidió encabezar también el Partido, es evidente que la estrategia de acumulación política pasa por el fortalecimiento del peronismo. De otro modo, no estarían Axel Kicillof en la Vicepresidencia ni Máximo Kirchner en el Presidencia del PJ de la Provincia de Buenos Aires. Asistimos a una peronización del Frente de Todos y simultáneamente a su institucionalización. Es la manera de dar organicidad al Frente que pudo llegar al Gobierno en 2019 con los nombres de Alberto y Cristina en las boletas. Esa significación y fundamentalmente la densidad política de Fernández de Kirchner ya no podrá en octubre transferirse a través de las fotos ni de Unidad Ciudadana ni los partidos satélites. En octubre se votarán sólo legisladores y únicamente en representación del Distrito, no habrá boletas de las cuales colgarse.

El pejotismo misionero llega a la encrucijada de junio sin poder disimular sus crisis de representación. La diáspora de 2003 hacia la síntesis trasversal de las tradiciones populares y federales que encarnó el espacio de la Renovación, no pudo ser contenida ni después del plebiscito de 2006 ni con la intervención posterior del Partido cuando Miguel Ángel Pichetto desembarcó en la Provincia para ungir a Luis Viana como interventor.

En este contexto y ante el desafío del 6 de junio se enfrentaron dos miradas que no son extrañas a los procesos de construcción política cuando los objetivos son compartidos. Sus diferencias pueden traducirse en un movimiento geométrico: hay un sentido en la pretensión de construir desde la periferia al centro o desde las bases y hay otro sentido más propio de la democracia centralizada que invierte la flecha y sostiene que la irradiación nace en el poder central. Es el método de los partidos tradicionales, que en las provincias terminan enrolándose en los mandatos de Buenos Aires, propio de las revoluciones desde arriba, desde el control del aparato del Estado. Es el dilema no resuelto del peronismo, si lo construyó Perón desde la Secretaría de Trabajo o los constituyó el pueblo movilizado el 17 de octubre.

Irrazábal fue muy preciso al hablar de la construcción política que se requiere para que el justicialismo vuelva a ocupar un lugar de protagonismo en la política misionera y admitir que esa recuperación partidaria lleva mucho tiempo. Se puede sostener que dada la crisis de representación, la dirigencia partidaria de fin de siglo no supo leer claramente el que “se vayan todos” de las asambleas populares que ganaron las calles en 2001.

Esta historia reciente carga de significación las palabras de Irrazábal cuando asegura que construirán un espacio desde la militancia, donde el proyecto estará por sobre los candidatos. Y aclara: “estos espacios no están para pelear una marquesina, nosotros no venimos a pelear un sello político, nosotros venimos a buscar que las políticas públicas que se generaron a partir del 2003, sean una realidad en nuestra provincia”.

El otro enfoque que se expresa en la frustrada candidatura de Arguibel, pero que impulsan desde las sombras Cristina Brítez y Pichi Esper. Es la convicción de que la recuperación del PJ pasa fundamentalmente por constituirse como un brazo que prolonga en la Provincia las estrategias de Buenos Aires. Pero si se atiende a la inclusión de Rafael Pereyra Pigerl y Paola Soledad Gómez, entre los consejeros de la lista que encabeza Alberto Fernández, se puede suponer que ni la Casa Rosada ni La Cámpora están peleando espacios en el justicialismo misionero. Más después de que el presidente actual del partido y diputado por la Renovación haya sido recibido por Santiago Cafiero con coincidió en la necesidad de mantener y fortalecer las relaciones institucionales existentes, en beneficio de los misioneros. También hablaron sobre “afianzar la buena relación institucional entre el Gobierno nacional y Misiones” y sobre “avanzar en el trabajo conjunto en la búsqueda de soluciones dentro del contexto social, económico y político, sin perder de vista los condicionamientos y efectos de la pandemia”, según se informó.

Es coherente con las declaraciones de Irrazábal cuando sostiene que “más que ganarle a la Renovación en junio, lo que nosotros tenemos que hacer es fortalecer el justicialismo en un marco inteligente de acuerdos políticos, que le permita a cuadros del justicialismo misionero, ser concejales o diputados”.

Mientras que para Dignidad el adversario político es Juntos por El cambio y el modelo neoliberal, Convergencia en cambio se enceguece con el árbol y no puede ver el bosque. Para ellos el imperativo es ganarle a la Renovación. Todo lo demás le parece sospechoso.

Irrazábal, tiene claro por otra parte que el PJ Misiones defenderá el proyecto encabezado por Alberto y Cristina en el orden nacional, defensa que no se hace meramente desde los aparatos ya que el modelo político demanda a la militancia y trabajo de todos los días para asegurar derechos.

Más allá del curso que tome la judicialización de la interna lo cierto es que la lista que armaron desde el FdT simplifica el debate y lo circunscribe a la lucha por los espacios. Espeja la manera de hacer política de la anti-política cambiemita cuando larga denuncias con el ingenio de los trolls. No pone en cuestión del modelo de acumulación y reproducción en la Provincia.

La conducción de Irrazabal enfrenta así el desafío coyuntural de integrar el PJ al Frente ganador en junio y el desafío estructural de reconstrucción del justicialismo. Por lo pronto ya mandó señales de que el peronismo no es patrimonio de nadie, es patrimonio de todos los peronistas y de todos los militantes, además del anclaje popular en la política argentina.



FUENTE: MISIONESPLURAL

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 25 años al Aire en Posadas, Misiones.
    Blogger Comment
    Facebook Comment